Correa no pudo contra la movilización popular

3

Correa apostó a medir fuerzas con el movimiento social y fue derrotado, el Primero de Mayo fue una verdadera expresión de lucha y oposición popular contra el régimen.

El pueblo le asestó una nueva derrota al correísmo. Miles y miles, alrededor de 300 mil ecuatorianos en todo el país se dieron cita este pasado primero de mayo a las calles de las principales ciudades en todas provincias del Ecuador; las pancartas, consignas, música y teatro fueron la tónica de las marchas; todas expresando indignación y reclamando el respeto a los derechos laborales, en contra del asalto al IESS, por las pensiones jubilares; en fin en contra de la política antiobrera y anti popular aplicada por el régimen

El pueblo respondió con decisión y convicción a la convocatoria de la clase obrera. La campaña del régimen que con desesperación difundió durante los días previos al día del trabajador no hizo mella en la población, la marcha se nutrió de obreros de diversos sindicatos, trabajadores de distintos gremios, jóvenes estudiantes secundarios y universitarios, amas de casa, familias enteras, comerciantes minoristas, pueblos indígenas y negros, en general una diversidad de sectores unidos gritando “¡Fuera Correa fuera!” consigna que se generalizó y tomó fuerza, demostrando que la gente está cansada del Gobierno.

Es preciso señalar que la marcha no solo fue multitudinaria, rebasó las expectativas en su número, pero también en calidad; las miles de personas que asistieron lo hicieron conscientes y voluntariamente; componente que demuestra que los pueblos han alcanzado un nuevo y más alto nivel en la lucha en este periodo correísta. La marcha se constituyó en una verdadera expresión de combate y oposición popular contra el régimen. El gobierno debe estar muy preocupado por el nivel de movilización alcanzado. Correa le apostó a medir fuerzas con el movimiento social y fue derrotado.

Es evidente que el gobierno actuó a la defensiva, su convocatoria para la contra marcha partió de la premisa “demostremos que somos más” y los hechos indicaron lo contrario. Además, el oficialismo se sintió afectado, pues el rechazo popular a sus medidas anti obreras como la llamada “ley de justicia laboral” y atraco a los fondos del IESS, le colocaron en una posición defensiva obligándole a contestar y aclarar su política en respuesta a las exigencia de los trabajadores. Esto que demuestra que los sectores sociales y populares van tomando la iniciativa. El descontento de la población es muy alto, lo que ha llevado a los trabajadores y los pueblos a hacer un llamado a organizar el Paro del Pueblo, el que podría ser convocado en la convención nacional de organizaciones sindicales y populares que se desarrollará a mediados de este mes en Riobamba.

La oposición del lado de los sectores populares sigue en aumento, ha demostrado capacidad de organización y convocatoria. Además ha logrado generar un nivel de conciencia en la población. A diferencia de la oposición de la derecha, la que ha quedado reducida a una acción contra la reelección presidencial. No debe sorprender que el Gobierno en un intento por deslegitimar y desprestigiar la movilización diga que la oposición popular está unida con la de la derecha y que en contubernio con ella son parte de una conspiración en contra del régimen, reiterativo discurso político que ha perdido credibilidad ante la población.

El gobierno ha sufrido una grave derrota, el movimiento social y popular se recupera y avanza sin embargo, el gobierno no ha sido derrotado todavía. Pero estas importantes movilizaciones, la del 19 de marzo y la del 1 de mayo, pusieron de manifiesto un importante cambio en la correlación de fuerzas, demostrando que el descontento y la lucha de las fuerzas populares y sociales se fortalecen mientras que la figura del correísmo sufre una caía en su popularidad y credibilidad. Estos avances nos indican que estamos en el camino correcto, el pueblo debe mantener el paso y continuar en la lucha hasta alcanzar la derrota del correísmo.

La contra marcha

Los intentos por demostrar que son más cayeron por su propio peso, Correa no pudo con el reto, su contra marcha fue superada por las de las organizaciones sociales con creces. La gran inversión que hicieron para lograr cumplir con las 40 mil personas no les fue suficiente. Los mismos voceros del gobierno se contradicen. Doris Solís, Secretaria Ejecutiva de Alianza Pais, dijo que estarían 40 mil, Correa dijo que eran 60 mil, pero el Ministro del Interior señaló que los policías estaban resguardando a las cerca de 20 mil personas que llegaron a Quito.

Lo cierto es que la marcha gubernamental no era distinta a las otras organizadas por el corrísmo, cientos de funcionarios públicos obligados a participar por temor a perder sus empleos; mientras otros tantos llegaron a cambio de unos cuantos dólares. En medio de un ambiente apagado los manifestantes esperaban que se termine pronto el acto para firmar y salir. Más tarde en las calles aledañas, de forma ordenada, la gente hacia fila para recibir el consabido sanduchito a también el curto de pollo. Varios vídeos circulan en el Internet que lo confirman.

En la tarima el gobierno intentaba convencer a los asistentes que son más; y como era de esperarse, desde esos micrófonos Correa reiteró su discurso demagógico sobre los supuestos avances en materia laboral y buscó justificar el atraco a los fondos del IESS, sin dejar de lado los insultos a los dirigentes de la oposición. Y por supuesto, el escenario se prestó para demostrar el supuesto apoyo a la reelección presidencial. Por su lado los medios del Estado al servicio del régimen hicieron todo para demostrar el aparente fracaso de la marcha de los trabajadores y con gran difusión la trasmitieron el desfile de correismo violentando el supuesto principio de imparcialidad. La fuerza que pretendieron darle a la contramarcha en Quito, se contrapone a con la contundencia que tuvo la marcha de los trabajadores en la capital. El corresísmo concentró sus fuerzas en la contra marcha de Quito mientras a nivel nacional las pocas marchas del oficialismo fueron débiles y en otros casos ni siquiera se movilizaron.

La marcha de los trabajadores a nivel nacional

Quito

En Quito más de 100 mil personas se movilizaron de forma voluntaria y consciente en Quito. De todos los sectores de la capital llegaron los manifestantes, sorteando los problemas de transporte, la distancia y caos vehicular que se dio a lo largo de la ciudad. Desde las 8:30 de la mañana miles de personas coparon el trayecto de la Av. 10 de Agosto hasta la Plaza San Francisco.

El ambiente y ánimo de la gente ponía le toque de diferencia, las personas fueron preparadas, a lo largo de la 10 de Agosto se podía ver: pancartas , disfraces, consignas, teatro música , banderas flameando todo bajo la consigna “ Fuera Correa, fuera”

La gente fue sumándose permanentemente, la marcha duro más de cuatro horas, miles llegaban a la plaza y luego de escuchar parte de las intervenciones salían de la plaza para dar paso a otros miles que ingresaban. Se formó otra marcha de retorno, pues las personas que se retiraban a lo largo de su camino continuaban flameando sus banderas y expresando su rechazo al régimen

Guayas:

Las centrales sindicales agrupadas en el FRENTE UNITARIO DE TRABAJADORES con sus federaciones provinciales FDTG, CEDOCUT, FPTG, encabezaron el multitudinario desfile que tuvo las más diversas manifestaciones con pancartas, consignas, hojas volantes, bailes, banderas, monigotes, zancos, disfraces, etc.

Entre las organizaciones y sectores participantes a más de las centrales sindicales, participaron jubilados del IESS, afiliados del Seguro Social Campesino, Asociaciones de Comerciantes Minoristas, profesores organizados en la Unión Nacional de Educadores, sectores poblacionales, estudiantes universitarios y secundarios, Profesionales como médicos y abogados, el Frente Popular, trabajadores de las empresas claro y movistar, empleados de más universidades, agrupaciones de mujeres, jubilados de la Fuerzas Armadas. Más 30.000 También participaron organizaciones políticas de izquierda. Todos levantando banderas de lucha contra la política gubernamental.

Cuenca: Desde el parque de San Blas de Cuenca, a partir de las 8:00, se desarrolló la marcha conmemorativa del Primero de Mayo en la que participaron alrededor de 56 organizaciones, colectivos, sindicatos y ciudadanía en general.

Las principales consignas que coreaban los aproximadamente 25 mil azuayos eran: "Fuera Correa" "A preparar el paro nacional" y "No a la reelección".

Se destacó la valiosa participación del pueblo azuayo en las calles y la necesidad de mantener la movilización con el fin de organizar un paro nacional para defender los recursos del IESS, la naturaleza, las libertades y contra el incremento de los impuestos y el precio del gas.

En otras provincias

En la provincia de Napo, fue significativa la marcha, contó con la participación de los jubilados, de maestros y estudiantes. “El gobierno intentó boicotear la jornada mediante una maniobra directa del gobernador, que obligó a varios sindicatos para que hagan marchas aparte, y han intentado que vayan a Quito. Solo lograron que los representantes de la salud viajen”, denunció Mario Montes, dirigente del magisterio; sin embargo, a pesar de las artimañas oficialistas, la marcha fue calificada por Montes como importante y significativa.

En la provincia del Carchi las movilizaciones se desarrollaron con la participación de unas 2 mil personas, que caminaron hasta el Parque de la Independencia. “La marcha tuvo como eje central el sindicalismo, que se ve amenazado por los decretos 016, 304, 308, en ese aspecto los diferentes frentes caminamos en unidad”, señalaron los dirigentes.

En Santo Domingo, alrededor de 5mil personas, agrupadas en organizaciones de trabajadores públicos y privados, estudiantes, maestros, artistas, comerciantes minoristas, asociaciones de barrios y cooperativas de vivienda, se dieron cita en el sector del Círculo de los Continentes y caminaron hasta la avenida de los Tsáchilas y Guayaquil. “Todas las políticas inadecuadas del régimen están pasándole factura, sobre todo las que se han tomado contra los trabajadores y los pueblos del Ecuador. Hoy en día el nivel de indignación se ha acrecentado, al igual que la predisposición a la lucha”, sostuvo Polibio Flores, dirigente de Unidad Popular.

En Ambato, la movilización de los trabajadores superó las 5 mil personas. “La ciudadanía en general acompañó y aplaudió a las consignas de: ¡Fuera Correa! y el planteamiento de la revocatoria del mandato planteado en contra de Betty Carrillo”, señaló Celso Aguirre, del Frente Popular.

La jornada por el día del trabajador se desarrolló de forma exitosa también en provincias como Orellana, donde participaron 3mil personas, Riobamba 4mil, Sucumbíos con 4 mil Esmeraldas más de diez mil. En Imbabura 5 mil personas se movilizaron en contra del gobierno; El Oro 4 mil 500, Manabí cerca de 18 mil trabajadores (Portoviejo, Manta, Jipijapa, El Carmen y Chone); Cotopaxi alrededor de 10 mil, Azogues 5 mil, en Loja alrededor de una 6 mil personas, inclusive en Galápagos el pueblo se movilizó, en todas las ciudades del país los manifestantes que inundaron de voces que gritaron: ¡Fuera Correa! ¡Vamos al paro del pueblo! y ¡No a la reelección! Demostrando así que la unidad de los sectores sociales es mucho más fuerte que las presiones y amenazas del oficialismo, y que la lucha continúa.