Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Partido > Declaraciones > XIX Seminario Internacional Problemas de la Revolución en América (...)

Declaracion Final

XIX Seminario Internacional Problemas de la Revolución en América Latina

Las Pugnas Interimperialistas y las tareas de los pueblos

Miércoles 19 de agosto de 2015

El mundo de hoy continúa su marcha sumido en medio de agudas e irresolubles contradicciones, que ubican en posiciones distintas y contrapuestas a quienes aspiran mantener el statu quo debido a los enormes beneficios que éste les otorga, y quienes pugnan porque las cosas cambien –de manera total y definitiva- para beneficio de los trabajadores y los pueblos.

La riqueza que el planeta encierra y las incalculables utilidades que su aprovechamiento y explotación producen con el trabajo y el conocimiento desarrollado por la humanidad, provocan que quienes se han apropiado de ellos mantengan permanentes disputas y conflictos para ser los principales beneficiarios en su reparto. Así se explican las pugnas, los conflictos políticos y hasta bélicos que confrontan a los Estados imperialistas, detrás de los cuales intentan alinear a todos los países y pueblos del mundo. Las guerras en Medio Oriente (Siria, Irán, Irak, Palestina), Europa oriental (Ucrania), Asia (Yemen, Pakistán, Afganistán), África (Sudán del Sur, Nigeria, República Democrática del Congo) son manifestaciones de las contradicciones interimperialistas o agresiones imperialistas.

A la par, y en contra del dominio imperialista y su reparto de zonas de influencia, se desarrolla la lucha de los trabajadores y los pueblos que se resisten a continuar en la condición de víctimas del sistema capitalista-imperialista que los explota y los oprime a través de los más diversos mecanismos. Así vemos también un mundo en el que las contradicciones entre los dueños del capital y los que únicamente poseen la fuerza de trabajo se agudizan, tomando forma en los trascendentes combates que desarrollan los trabajadores de la ciudad y el campo, el campesinado, la juventud, los pueblos originarios, los pueblos negros, las mujeres en cada uno de nuestros países.

Nuestro continente expresa de manera viva y clara estos fenómenos. En él se juega una guerra sorda entre los dueños del capital financiero que tejen sus redes sobre nuestros países para acrecentar sus dividendos. Capitales estadounidenses, chinos, alemanes, japoneses, rusos, ingleses, franceses, canadienses y de otras potencias recorren la geografía americana para hacerse de nuestras riquezas naturales y explotar la fuerza de trabajo de sus hombres, mujeres, jóvenes y hasta niños.

La hegemonía que durante las últimas décadas detentan los capitales yanquis en la región siente el peso del acelerado crecimiento de las inversiones chinas, que han tenido y tienen como principales aliados para su presencia a los gobiernos denominados progresistas; los monopolios agrupados en la Unión Europea participan en esta lid promoviendo, principalmente, la suscripción de Tratados de Libre Comercio.

Quienes ensalzan esas inversiones chinas lo hacen a nombre de una supuesta política soberana y antiestadounidense, pero en realidad están provocando un proceso de renegociación de la dependencia, mas de ninguna manera rompen las redes del control externo. El capital financiero por su naturaleza es expoliador: no existe capital financiero que acuda para garantizar el desarrollo, el bienestar, y menos aún para liberar a los pueblos.

El sistema capitalista-imperialista es uno solo y su dominio cubre a todo el planeta, lo que no niega que una y otra potencia adopte políticas específicas en función de sus intereses: establecen acuerdos, alianzas, constituyen bloques; en unos lados se coluden y en otro entre ellos mismos se confrontan, fenómenos que las organizaciones políticas revolucionarias debemos tener presente y entenderlos para el impulso de nuestra actividad y lucha.

Años, décadas de historia confirman que el enseñoramiento del capital trae consigo explotación, opresión, discrimen, destrucción de la naturaleza. La liberación de los pueblos exige necesariamente acabar con la dominación imperialista, liquidar el poder de los dueños del capital. Combatir al imperialismo, sea del color que sea, a los representantes y lacayos de sus intereses económicos y políticos en cada uno de los países, a las clases dominantes nativas son tareas simultáneas que van de la mano, indispensables para el triunfo de la revolución y la lucha por el socialismo.

Entendemos la necesidad ineludible de desarrollar la consciencia antiimperialista de los trabajadores, la juventud y los pueblos en general, de manera que esas banderas estén presentes en todos y cada uno de sus combates. Así, en los hechos, se irá fraguando un frente antiimperialista de carácter internacional, indispensable para el triunfo de la revolución social en cada uno de los países y a nivel mundial.

Los retos que los revolucionarios de América Latina y el mundo nos planteamos en el camino por conquistar una sociedad de libertad, en la que los trabajadores de la ciudad y el campo sean los dueños y hacedores de su propio destino, nos plantea también la necesidad de trabajar por la unidad local e internacional de los pueblos y por la unidad de las organizaciones políticas y sociales coincidentes en los mismos objetivos.

Expresamos nuestra solidaridad con los trabajadores, los campesinos, la juventud, las mujeres, en fin… con quienes luchan por sus derechos, por el pan, por justicia, por libertad. Particularmente expresamos nuestra solidaridad con la lucha antiimperialista del pueblo kurdo en contra del Estado Islámico fascista; y así como también con la resistencia del pueblo palestino.

Somos revolucionarios, antiimperialistas, antifascistas; somos luchadores consecuentes en contra del dominio de los dueños del capital y estamos en las luchas de los pueblos que se han puesto de pie para liberar a la humanidad.

Quito, 31 de julio 2015

Partido Comunista Revolucionario, PCR, Argentina

Partido Comunista Revolucionario, PCR, Brasil

Unidad Popular por el Socialismo, UP, Brasil

Movimiento Clasista Lucha de Clases, MLC, Brasil

Unión de la Juventud Rebelde, UJR, Brasil

Reconstrucción Comunista, Canadá

Partido Comunista de Colombia (marxista-leninista) PCdeC (ml)

Partido de los Comunistas de los Estados Unidos

Sindicato de Trabajadores Independientes de Oficios Varios, STINOVES, El Salvador

Juventud Revolucionaria del Ecuador, JRE

Frente Popular, Ecuador

Mujeres por el Cambio, Ecuador

Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador, PCMLE

Frente Popular Revolucionario, México

Partido Comunista de México (marxista-leninista) PCM(ml)

Partido Comunista Peruano (marxista-leninista), PCPml

Frente Democrático Popular del Perú, FEDEP

Unión de la Juventud Estudiantil del Perú, UJE

Partido Marxista Leninista del Perú

Coordinadora Caribeña y Latinoamericana de Puerto Rico

Partido Comunista del Trabajo de la República Dominicana, PCT

Partido Comunista (bolchevique) de Rusia

Partido Comunista (bolchevique) de Ucrania

Frente de Participación Estudiantil “Susana Pintos”, Uruguay

Movimiento Gayones, Venezuela

Partido Comunista Marxista Leninista de Venezuela, PCMLV