Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Editorial > El pueblo debe dar rumbo al 2017

El pueblo debe dar rumbo al 2017

Martes 10 de enero de 2017

Trabajamos con el mayor de los ímpetus para lograr los mejores resultados político- electorales, pero además pensando en un plazo más largo.

El año que iniciamos viene cargado de muchas expectativas y el curso que éste tome –y por efecto el de los próximos años- estará determinado por la decisión política que exprese el pueblo en las elecciones de febrero.

Enfrentamos, por lo tanto, un momento en la vida política del país de enorme trascendencia. El pueblo decidirá si pone fin a un período caracterizado por el autoritarismo, la demagogia, el entreguismo aplicados a nombre de supuestos programas revolucionarios y de izquierda, o si permite que este proyecto liberal-burgués se mantenga y continúe aplicando sus nefastas políticas antipopulares que han provocado el mayor enriquecimiento de los grandes empresarios y banqueros y el crecimiento de los capitales extranjeros.

El 2017 no viene ya con un “destino” marcado, el pueblo debe darle rumbo. Prácticamente estamos a puertas de un momento que puede provocar un quiebre en el desenvolvimiento político del Ecuador. Las organizaciones populares, los movimientos y partidos democráticos, progresistas y de izquierda trabajamos para que ese quiebre se produzca, lo que implica derrotar al correísmo en las urnas llevando a la victoria las candidaturas del Acuerdo Nacional por el Cambio, de Unidad Popular y provocando el triunfo del NO en la consulta convocada por Correa.

Todas las fuerzas políticas actúan febrilmente en esto días para obtener los mejores resultados políticos en las elecciones venideras. Nosotros también trabajamos con el mayor de los ímpetus para lograr los mejores resultados político-electorales, pero además pensando en un plazo más largo. Los pasos que ahora damos se encuentran en el camino de poner fin al sistema de explotación capitalista-imperialista.

Las primeras semanas de este año son decisivas para cosechar una victoria política en febrero. Una gran confrontación político-electoral –expresión de la lucha de clases- caracteriza ya al país en estos días y nosotros estamos en la obligación de encararla con toda nuestra capacidad y energía. Es una batalla política vital, ineludible; en ella se juega el futuro político del país, pero además la convicción política de cada uno de los integrantes de nuestro Partido.