Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Editorial > La derrota del correísmo será una victoria política para el pueblo

La derrota del correísmo será una victoria política para el pueblo

Miércoles 22 de marzo de 2017

Los últimos estudios de opinión muestran que desde el día de la primera vuelta hasta hoy Guillermo Lasso ha crecido en más de 20 puntos, mientras el candidato gobiernista lo ha hecho en 10 puntos.

La confrontación política en torno a la segunda vuelta electoral ha llegado a niveles como no se ha visto en procesos electorales anteriores. Hay una disputa reñida y todo hace pensar que en el resultado final el ganador no se distanciará con muchos votos de su contrincante.

Los últimos estudios de opinión muestran que desde el día de la primera vuelta hasta hoy Guillermo Lasso ha crecido en más de 20 puntos, mientras el candidato gobiernista lo ha hecho en 10 puntos. Un 18% de ecuatorianos aún no ha decidido su voto o prefiere mantener en reserva su decisión. Los esfuerzos de ambas candidaturas por captar o mantener la delantera son enormes y no está ausente la campaña sucia, particularmente por parte de Moreno-Glas.

La decisión de las organizaciones sociales y de izquierda, de votar a favor de Guillermo Lasso, con el propósito de poner fin a un régimen que se ha erigido como el principal enemigo político de los trabajadores y el pueblo tiene una enorme significación. No se trata solo de una decisión en ese sentido, es necesario desarrollar una intensa campaña de masas para explicar la justeza de esta política y ganar la decisión de amplios sectores.

Para la izquierda revolucionaria, la derrota político electoral del Gobierno es una victoria política para el movimiento popular organizado, para los miles de ecuatorianos y ecuatorianas que durante todos estos años se movilizaron en las calles levantando el grito ¡Fuera Correa, fuera!. Dicho de otra forma, el triunfo electoral de Lasso es, sobre todo, la derrota del correísmo autoritario.

Demás está señalar que el correísmo tiene en curso un plan para mantenerse en el poder, que incorpora la manipulación de la votación del próximo 2 de abril. Tan importante como ganar votos que derroten al correísmo es impedir que se distorsionen esos resultados. El 2 de abril no solo hay que salir a sufragar contra Correa, hay que tomar la calle para que se respete este pronunciamiento.