Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Editorial > Instrumento político de la burguesía

Instrumento político de la burguesía

Jueves 30 de marzo de 2017

No son Correa, Moreno o Glas los que se juegan su futuro, ellos son fichas de poderosos grupos económicos que se han beneficiado durante este régimen.

Toda confrontación política al cabo de algún tiempo termina polarizándose en determinados puntos que, aparente o realmente, condensan la esencia de los elementos diferenciadores entre las fuerza actuantes y, por extensión, de sus propuestas programáticas para enfrentar una realidad concreta. Generalmente son las circunstancias las que proyectan esos puntos de contradicción, aunque ocurre también que por interés y acción particular se los crea para desviar la atención de los verdaderos aspectos principales, de fondo.

En la actual campaña electoral, por ejemplo, el tema de la corrupción se ha convertido en uno de los pilares del debate político. Se trata de un fenómeno real, puesto que existen elementos de sobra que vinculan a los más altos funcionarios del correísmo en prácticas corruptas que les ha reportado algunos miles y hasta cientos de miles de dólares para su disfrute personal. El nombre de Jorge Glas se asocia rápidamente con atraco a los fondos del Estado.

Sin minimizar lo grave que es la corrupción, es un error creer que la intención del correísmo de mantenerse en el gobierno, apelando inclusive a las acciones más bajas que se puede imaginar, es “solamente” para tapar sus raterías. Lo de fondo es que está en juego la permanencia de un sector de la burguesía en el control político del Estado, que tiene una visión de cómo manejar la institucionalidad burguesa y cómo aprovechar ésta para la acumulación del capital.

No son Correa, Moreno o Glas los que se juegan su futuro, ellos son fichas de poderosos grupos económicos que se han beneficiado durante este régimen; son peones del capital financiero imperialista que se ha apoderado de nuestras riquezas petroleras y mineras y quieren seguir haciéndolo. Ellos tienen la misión de manejar la institucionalidad capitalista en función de los intereses de los poderosos grupos económicos locales y extranjeros que los apadrinan.

Durante estos años hemos enfrentado a un gobierno autoritario, corrupto, demagógico; pero sobre todo hemos combatido a un gobierno burgués pro imperialista pintado de pseudo democrático. A veces, esos gobernantes “camuflados” son más peligrosos que los que abiertamente pregonan sus orígenes y propósitos.

A este gobierno de la burguesía nos proponemos derrotar este domingo.