Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > País > País rechaza imposición de resultados electorales

País rechaza imposición de resultados electorales

Miércoles 19 de abril de 2017

El Consejo Nacional Electoral, cual árbitro vendido, ha pasado de ser el juez que garantiza la confrontación en igualdad de condiciones, a ser el principal protagonista de la contienda electoral primero por beneficiar descarada y reiteradamente a la candidatura oficial y ahora convertirse en la estrella de la actuación al declarar ganador al candidato oficialista y, por tanto, convertirse el principal promotor de las movilizaciones, de la toma de las calles por parte de miles y miles de ecuatorianos que ya por más de dos semanas y en todo el país exigen transparencia en las elecciones y critican duramente a los integrantes del CNE a quienes acusan de conducir un proceso fraudulento.

Las voces de fraude electoral no se apagan, aumentan. La gente cada vez se convence más de las irregularidades con las que se llevó a cabo todo el proceso electoral, desde la misma conformación de la instancia encargada de ejecutar los comicios, hasta cuando el presidente del CNE calificó irreversibles los resultados que dan como vencedor al candidato gobiernista, mientras él mismo con su equipo todavía no resolvía las imṕugnaciones presentadas, incurriendo en prevaricato.

La marcha que ha convocado Correa contra los “malos perdedores” solo atiza la inconformidad que siente la mitad de los ecuatorianos que ha confirmado que los organismos en manos del correísmo no son confiables y que al ver que su voluntad es traicionada genera sentimientos de indignación, rabia y rechazo que se traducen en la frase de “Fuera Correa, fuera” y que, si en esas condiciones Moreno llega a la presidencia, por imposición del CNE y del partido de gobierno, se transformará, sin duda, en “Fuera Moreno, fuera”.

Si un alto porcentaje de los ecuatorianos cree que Moreno no ganó las elecciones, entonces el gobierno que encabece será un gobierno sin legitimidad.

Ese alto porcentaje de oposición denota debilidad que es evidente, sin embargo, su capacidad de acción se mantiene, sobre todo porque debe cubrir las espaldas de los corruptos y seguirse beneficiando de lo mismo.