Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > País > Un sobreprecio anunciado

Refinería del Pacífico

Un sobreprecio anunciado

Martes 11 de julio de 2017

El miércoles 5 de junio se conoció que el costo de la Refinería del Pacífico tendría un ajuste de entre el 34% y el 47%, con el objetivo de hacer que resulte más atractivo para que inversionistas privados puedan participar en el financiamiento de la obra.

El ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, explicó en rueda de prensa que el precio del que se había hablado de $ 15.000 millones para una refinería de 300.000 barriles diarios de procesamiento podría ajustarse a entre $ 8.000 o $ 10.000 millones. El funcionario explicó que, según los estudios a nivel mundial, refinerías con iguales características en Arabia Saudita o en China llegan a costar menos, por lo que calcula que se podría bajar el presupuesto para el proyecto a $ 8.000 millones o $ 10.000 millones.

Estas declaraciones sorprendieron a muchos, pues, de confirmarse significaría que se ha dado un sobreprecio en esta obra, un de las tantas investigadas por el caso Odebrecht. Al respecto el Ministro dijo que lo que se hará en este momento es establecer el mínimo requerido necesario por parte de las empresas y evadió de esta manera la pregunta realizada por los periodistas.

El mecanismo de pago planteado por el Gobierno sería a través de una tarifa por barril procesado. Adicionalmente están abiertos a analizar otras opciones de realización del proyecto: por etapas.

La Refinería del Pacífico nació en el 2008 como idea orientada a modificar el mercado regional de combustibles y reducir la dependencia energética hacia los refinadores de EE.UU, luego de nueve años, en que lo único que se avanzó son los contratos de Odebrecht para aplanar el terreno y construir el Acueducto la Esperanza, nada de la idea “soberana” ha quedado, y para poder avanzar hoy el gobierno de Moreno apunta a la inversión privada, como forma solapada de privatizar el proyecto emblemático de la “Revolución Ciudadana”.

Esta decisión confirma la idea de los malos manejos económicos y el sobreprecio en la Refinería del Pacífico, proyecto sobre el cual, el actual vicepresidente Jorge Glas tiene responsabilidad política.