Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Editorial > Prisión para Glas

Prisión para Glas

Miércoles 9 de agosto de 2017

Corresponde al movimiento popular organizado presionar desde la calle y obligar a las instituciones respectivas que se sanciones a todos los responsables de la corrupción en el país

Una aguda crisis política se desarrolla en los niveles más altos de Alianza País con implicaciones en la cúpula gubernamental, que hasta el momento ha provocado la revocatoria de las funciones encargadas al Vicepresidente Jorge Glas y una pugna pública entre los líderes principales del partido de gobierno, Rafael Correa y Lenín Moreno.

El origen del conflicto está en la insostenible situación que atraviesa el vicepresidente Glas, debido a su innegable responsabilidad en los actos de corrupción que cada día el Ecuador conoce sus detalles. Los hechos han forzado a Moreno tomar distancias con su vicepresidente e inclusive anunciar que cada día las evidencias contra Glas son mayores. También ha incidido en la crisis la denuncia del presidente sobre la crítica situación económica dejada por el gobierno pasado. Mientras tanto, los “correístas puros” pretenden mostrar como si el origen de las desavenencias está en el acuerdo gubernamental con el grupo de Bucaram, estrategia que tiene la clara intención de exculpar a los responsables de la crisis económica y de la corrupción.

De no ser por las informaciones que vienen desde el exterior, específicamente desde Brasil, los correístas aún mantendrían el caso Odebrecht en el limbo. En esa línea actuaron desde la Contraloría y Fiscalía con Carlos Polit y Galo Chiriboga, respectivamente, y aún lo hacen Pablo Celi y Carlos Baca, sus reemplazantes.

Aún cuando la crisis existente en Alianza País tiene al tema de la corrupción como una de sus aristas, eso no significa que quienes intentan apartase de Glas tengan la intención de “sanear” el país, como lo ha dicho Moreno, porque eso significaría tener que golpear a demasiados funcionarios del correísmo, y no están dispuestos a eso.

Corresponde al movimiento popular organizado presionar desde la calle y obligar a las instituciones respectivas que se sancione a todos los responsables de la corrupción en el país.

No es suficiente que se haya dejado a Jorge Glas sin funciones, debe ir prisión por ser cabeza de una verdadera banda de atracadores de los recursos de los ecuatorianos.