Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Editorial > La presión social da resultados

La presión social da resultados

Martes 22 de agosto de 2017

Las evidencias de responsabilidad de Glas en el caso Odebrecht y la presión social que en estos días se ha manifestado a través de plantones y mítines en varias provincias, han forzado la resolución.

La Fiscalía General del Estado ha dado el paso que la ciudadanía ha exigido se dé desde hace mucho tiempo: la vinculación del vicepresidente Jorge Glas al proceso de investigación en el escándalo Odebrecht. Sin embargo, para que la Corte Suprema de Justicia cumpla con ese pedido requiere –según el pronunciamiento del fiscal Carlos Baca Mancheno- la autorización por parte de la Asamblea Nacional, a pesar de que el art 120 de la Constitución no demanda aquello en esta etapa del proceso penal.

La Fiscalía ha hecho todo lo posible por retrasar al máximo la medida ahora adoptada. Es más, podemos decir que inclusive hizo todo lo posible para evitarla, sin embargo las evidencias de responsabilidad de Glas en el caso Odebrecht y la presión social que en estos días se ha manifestado a través de plantones y mítines en varias provincias han forzado la resolución.

El paso dado es de enorme trascendencia, pero eso no significa per se que la suerte de Glas esté echada. No debe olvidarse que su enjuiciamiento penal requiere la autorización de la Asamblea Nacional, en la que el correísmo aún tiene mayoría, y además el caso será tratado por jueces que lo que menos han demostrado es independencia política en sus actos, al fin y al cabo están allí por voluntad de Alianza País.

Existe además otro escollo, y es que ahora –debido al fuero de Corte del vicepresidente- el caso será tratado personalmente por el Fiscal General Carlos Baca, ex funcionario cercano de Rafael Correa, quien por esa relación política con el acusado debería excusarse de tratar el caso.

Estas circunstancias otorgan un mayor valor a la presión de los trabajadores. Dijimos hace algún tiempo y lo repetimos ahora, que la sanción a Glas y otros responsables de la corrupción se dará en tanto y en cuanto el movimiento popular esté en capacidad de presionar a la Asamblea Nacional y a los órganos de justicia, a fin de impedir que sus acciones terminen en una burla más en contra del pueblo, como es la intención de los defensores de Glas.

La lucha de los trabajadores y el pueblo por la salida y enjuiciamiento a Glas y en contra de la corrupción va dando resultados, pero hay que mantenerla y llevarla a nuevos niveles para que sean sancionados todos los corruptos.