Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Editorial > Cien días

Cien días

Miércoles 30 de agosto de 2017

Lenín Moreno ha cumplido cien días en el poder, tiempo que convencionalmente se ha convertido en una especie de tregua política que se otorga a los nuevos mandatarios para que éstos inicien su gestión sin presiones de los sectores de oposición.

Han sido días en los que se ha incubado una crisis política que afecta a toda la institucionalidad, por efecto del destape de escandalosos casos de corrupción y de comportamientos reñidos con la ley por parte de funcionarios del anterior gobierno y de las distintas funciones del Estado.

Están en la picota todas las instituciones tomadas por el correísmo durante estos años y que fueron presentadas como símbolo de una nueva institucionalidad. Todo el sistema judicial se halla cuestionado y denunciado por haber sido utilizado como instrumento de represión política y hasta de retaliaciones personales; el Consejo de Participación Ciudadana no puede esconder su responsabilidad en la dolosa designación de funcionarios que llegaron a sus puestos con la misión de atender los apetitos económicos y políticos de Rafael Correa y el grupo de rufianes que le acompañaron en su gobierno; está mucho más claro el papel jugado por la Contraloría y la Fiscalía como instrumentos para cubrir y dar cobertura “legal” a los actos de corrupción que ahora se han destapado, y, en otros casos, también para reprimir a los sectores de oposición; la Asamblea Nacional no ha podido sacudirse el manto de incompetencia y de complicidad con la corrupción que le cubre desde el período anterior.

Por otro lado, en estos días se ha destapado la responsabilidad del correísmo con la crisis económica existente en el país y el enorme peso que en ello tiene el endeudamiento externo; se ha desenmascarado también la farsa de los “grandes avances y cambios” en los sistemas de salud y educación, así como de otros ámbitos.

Los principales esfuerzos del Gobierno durante estos días han estado orientados a saldar cuentas entre las distintas facciones existentes al interior Alianza País y en buena medida eso ha obligado poner en la palestra algunos de los fenómenos antes señalados, sin embargo hay muy pocos indicios de su voluntad para cumplir con los ofrecimientos de campaña.