Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Formación > Construcción del partido > Pensar, Vivir y Luchar como comunistas

Pensar, Vivir y Luchar como comunistas

Martes 12 de septiembre de 2017

En la edición anterior de En Marcha anunciamos la decisión del Comité Central del PCMLE de iniciar un Movimiento de Revolucionarización del Partido, que tiene como propósitos generales mejorar la calidad del trabajo político entre las masas y lograr su politización, recuperar y acrecentar influencia entre los trabajadores, la juventud y los sectores populares, fortalecer la filas de nuestro Partido con la incorporación de nuevos militantes comunistas marxista leninistas, calificar el funcionamiento interno de nuestra organización.

El fortalecimiento y desarrollo de los nexos del Partido con las masas trabajadoras y la juventud es fundamental para avanzar en el proceso de acumulación de fuerzas, para configurar un movimiento revolucionario de masas. Este objetivo requiere que, utilizando los más variados medios y recursos, se lleve los lineamientos políticos y estratégicos a las masas: promover qué significa hacer la revolución y cuáles serán las realizaciones del socialismo, difundir los ideales del comunismo, el Programa del Partido, sus políticas decididas. Es fundamental, también, desenmascarar las propuestas del denominado “socialismo del siglo XXI” y la “revolución ciudadana” y otros planteamientos desarrollandos por la burguesía con el propósito de descarrillar la lucha de los trabajadores y el pueblo.

Los vínculos ideológico-políticos con las masas deben permitirnos la construcción orgánica del Partido, el reclutamiento de nuevos militantes, la formación de células en el sindicato, asociaciones, comunas, barrios, establecimientos educativos, etc.

La célula del Partido, así como el núcleo de la JRE, deben trabajar por asumir la condición de organizadores de las masas, de conductores de sus combates, de educadores políticos de las masas, es decir, jugar en los hechos el papel de vaguardia revolucionaria.

La clave para cumplir con la responsabilidad del Partido Comunista de organizar y hacer la revolución es la existencia de una dirección calificada, de un Comité Central firmemente adherido al marxismo leninismo, que se compenetre con la cambiante realidad de la sociedad y se dote de la capacidad de trazar orientaciones y políticas que den respuestas oportunas y valederas para el impulso de la lucha reivindicativa y política de los trabajadores y los pueblos, que asuma la tarea de dirigir al Partido directamente, interactuando con las bases, de un Comité Central que se gane y fortalezca la autoridad.

El Comité Central, los Comités Provinciales y locales deben enfrentar y resolver los problemas de la revolución, desbrozar caminos para avanzar más rápidamente, desenvolver las labores de dirección de manera multilateral, tener la decisión de frentear al enemigo de clase, defender al Partido y su política.

Por su parte, la célula como organización de base –en los sitios en los que actúa- debe encontrar los mecanismos para materializar la politica de nuestra organización. Debe trazar las orientaciones para el fortalecimiento del sindicato, para conducirlo a la lucha; debe estudiar la teoría revolucionaria, efectuar la labor de propaganda y agitación; la educación política de las masas, contribuir a la creación de la JRE, del núcleo del Movimiento Político de Masas; seleccionar, organizar y formar políticamente a los candidatos a miembros del Partido, planificar y evaluar el reclutamiento.

El Movimiento de Revolucionarización se propone también elevar la calidad del militante comunista. El miembro del Partido es el luchador infatigable por los ideales de la revolución y el socialismo, es una persona, hombre o mujer que se destaca entre los demás por la comprensión de la naturaleza de la sociedad, porque decide participar en su transformación.

Para ser cada día mejor comunista, el militante debe estudiar el marxismo leninismo, los materiales teóricos del Partido, debe conocer la realidad social y política de su entorno social y político, del espacio territorial, del frente, de la provincia y el país, debe preocuparse por los acontecimientos internacionales; debe ser parte activa de la vida celular, del debate, de las decisiones y de la ejecución de las tareas; debe desarrollar sus cualidades para ocupar el puesto de jefe revolucionario de las masas.

El proceso de organizar y hacer la revolución demanda de grandes recursos humanos y materiales, de carácter teórico y político, la necesidad de desentrañar las cuestiones y fenómenos del desarrollo científico – técnico, de transformarlos en razones y apoyo de la lucha por la emancipación, la capacidad de enfrentar y resolver los grandes problemas de la revolución, los cambios que se producen de manera vertiginosa, de trazar los caminos y el rumbo de las fuerzas revolucionarias. Todas estas responsabilidades podrán cumplirse cabalmente si el Partido se apoya en el principio del autostenimiento. Esta práctica afirma la independencia de clase del Partido del proletariado.

El PCMLE debe poner especial atención al trabajo entre los jóvenes. En el mundo y en el país la juventud es una de las principales víctimas de las lacras del capitalismo, de los vicios sociales impuestos por las trasnacionales de la producción y venta de alcohol, drogas y pornografía; la gran mayoría no tiene acceso a la educación universitaria, está marginada de las decisiones sociales y políticas que pautan el desenvolvimiento de la sociedad, soporta la carga de la falta de empleo y las perspectivas de su progreso se encierran en los marcos de la discriminación social, étnica y de género.

En este escenario el rol de la JRE tiene importancia extraordinaria, el Comité Provincial del Partido debe prestar particular atención para ayudarla a enfrentar y resolver los problemas de su desarrollo.

La organización de nuevos núcleos de la JRE, la formación de cuadros juveniles, la educación política de las masas, el señalamiento de propuestas y caminos permitirán avanzar sostenidamente en la construcción de una poderosa JRE, en el desarrollo de importantes expresiones de la lucha de la juventud en todo el país.

El miembro del Partido es el luchador infatigable por los ideales de la revolución y el socialismo, es una persona, hombre o mujer que se destaca entre los demás por la comprensión de la naturaleza de la sociedad, porque decide participar en su transformación.