Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > País > Afilados exigen salida de Espinosa

Afilados exigen salida de Espinosa

Martes 12 de septiembre de 2017

El representante del Presidente de la República ante el IESS es quien lo dirige y en el caso actual desarrolla una política desleal contra esta institución, debe irse.

Richard Espinosa es un alfil de la burguesía ecuatoriana y del correísmo enquistado en la dirección del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), como tal ha realizado una serie de maniobras en perjuicio de los trabajadores ecuatorianos y de la misma institución.

La más reciente es la decisión que él tomó de, acogiendo la posición del ex presidente Correa, desconocer la deuda del Estado con el IESS por más de dos mil quinientos millones de dólares. Dispuso que ese valor desaparezca de los balances, supuestamente acogiendo la recomendación de un grupo de funcionarios de la institución que junto a otros del Ministerio de Finanzas habrían llegado a la conclusión de que no se puede determinar la forma en que calculan los valores por atención médica a jubilados y enfermos catastróficos y, por tanto, la deuda no existe. Un argumento así, traído de los cabellos, fue expuesto para tomar la medida y acogido por Correa.

Luego, la Contraloría revisó la medida y ordenó volver a registrar la deuda a lo que Espinosa dijo que se allana a la disposición, pero enseguida volvió a solicitar a la Contraloría un nuevo examen, para, increiblemente, volver a eliminar la deuda.

Obviamente, esas acciones son atentatorias a los intereses de los afiliados y jubilados, pero también incompatibles con el ejercicio de cualquier persona en la dirección de una organización pues se espera que trabaje para su engrandecimiento y no para su ruina, se espera que sea leal con ella y no la traicione.

Eso no es todo. Cuando Correa cambió la ley eliminando el aporte del 40% del Estado para el mismo concepto, Espinosa se allanó y no hizo absolutamente nada para defender la posición del IESS.

Eso sí, apenas se posesionó, dispuso que los empresarios deudores de aportes o multas sean beneficiados por una condonación de sus deudas, supuestamente incobrables por ser muy pequeñas.

Espinosa en su afán de cumplir las políticas correístas dejó de lado la defensa de la institución que dirige y se ha convertido en su principal agresor.