Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Editorial > Debatir las propuestas en el movimiento popular

Debatir las propuestas en el movimiento popular

Martes 26 de septiembre de 2017

El diálogo es válido si se convierte en instrumento para resolver los problemas que el pueblo demanda.

La convocatoria a un diálogo nacional es una de las banderas presentadas por el actual Gobierno para mostrar diferencias con el de Rafael Correa. Entre una gestión gubernamental totalmente autoritaria, en la que la única palabra válida era la del presidente de la República, y la posibilidad de que los distintos sectores sociales ahora hagan conocer sus puntos de vista existe una evidente diferencia.

Hay algunas señales que muestran las prioridades que al respecto tiene Lenín Moreno: los primeros en ser convocados fueron los banqueros, luego los empresarios y posteriormente los representantes de algunas organizaciones populares, como la Conaie y el FUT. Esto dice bastante, sin embargo lo fundamental es ver para qué sirven esos encuentros o conversaciones. Estos no deben efectuarse únicamente para escuchar los puntos de vista que los trabajadores y los pueblos del Ecuador tienen, el diálogo es válido si se convierte en instrumento para resolver los problemas que el pueblo demanda. Por eso, debe ser extendido a todos los sitios, a todas las provincias, para que a través de mesas locales los sectores populares expongan sus demandas y se adopten medidas para ser atendidos.

Los trabajadores tienen, por ejemplo, una propuesta concreta sobre lo que debe contener un nuevo Código del Trabajo; la adopción por parte del Gobierno de sus contenidos será un indicio de la voluntad o no de éste para atender una aspiración del movimiento obrero. Claro que –y eso enseña la experiencia de la lucha popular- si no hay presión, si los trabajadores no se movilizan para que sus planteamientos sean atendidos Moreno no sentirá la necesidad de hacerlo.

Por ello es fundamental, en primer lugar, debatir ampliamente al interior del movimiento popular cuáles son sus reivindicaciones, de manera que los distintos sectores se apropien de las propuestas y tengan la disposición para luchar por su ejecución. Debatir las propuestas al interior del movimiento popular, presentar las demandas y luchar por su consecución es la tarea.